El éxito de un Director de Marketing

El marketing es un campo realmente competitivo, cualquier director de marketing lo sabe de sobra.

Prácticamente todos los comerciales con un poco de experiencia han pensado alguna vez, por no decir constantemente, en cómo convertirse en un director de marketing y conseguir el reconocimiento de su empresa.

Sin embargo, pensarlo o desearlo no hace que te conviertas en director de marketing.

Como fundador y director ejecutivo de LGM, agencia de marketing digital, especializada en Inbound marketing y con muchos años de experiencia trabajando con directores de marketing de empresas, prácticamente de todos los sectores del mercado, he identificado las cinco cosas más importantes que alguien puede hacer para convertirse en un director de marketing.

Cómo se convierte en un “crack” el Director de Marketing

Asumiendo que también estás poniendo el trabajo y el desarrollo de tus habilidades como vendedor, estas cinco cosas van a transformar por completo tu carrera y te pondrá en la vía rápida del éxito.

1. Dedicar más de 10 horas a la semana para el Aprendizaje

A pesar de conseguir los mejores resultados nunca se deja de aprender o intentar mejorar. Es la única manera de llegar a la cima y permanecer en ella.

No importa lo inteligente que eres o lo bueno que seas en marketing ahora, nada de esto importará en breve ya que el juego está en un constante y continuo cambio.

Si empiezas a pensar que lo sabes todo y aflojas en tu aprendizaje , otra persona que nunca pensaste que fuera tu rival, finalmente te reemplazará.

Todos los directivos de marketing  que conozco, pasan mucho el tiempo leyendo libros y artículos de blogs, escuchando podcasts y asistiendo a conferencias.

Los directivos que conocen bien el mercado (y los que aspiran a ello), absorber continuamente todo lo relacionado con:

  • Ventas
  • Liderazgo
  • Tecnología
  • Inbound Marketing
  • Todo lo relacionado con su sector
  • El comportamiento social y la psicología
  • La historia y evolución del management y sus fundadores (es decir, Peter Drucker)

Hoy día, tenemos muchos recursos increíbles y gratuitos  que no existían, en 1985, cuando yo empezaba a apasionarme por el marketing.

En consecuencia, el aprendizaje es mucho más fácil, pero eso también significa que es más fácil para todos los demás y por tanto aumenta la competencia.

Ahora, tienes que mantener constantemente el dedo en el pulso de tu sector y estar continuamente mejorando si quieres tener alguna oportunidad de sobrevivir.

2. Centrarse en el valor, no en el Salario

Algunas empresas ficha ejecutivos con salarios “por encima de lo razonable” pensando en que van a conseguir sus objetivos de marketing, cuando en realidad son típicamente buenos en una cosa: la generación de más ingresos para ellos mismos y no para la empresa.

Las mejores marcas del mundo están dirigidas por ejecutivos que se centran, mucho más, en sus contribuciones a sus organizaciones que a su compensación económica. “El alcance de la responsabilidad” y su implicación en los resultados, es el factor clave para determinar el nivel de remuneración.

Aunque, en un primer momento, parece contrario a la lógica, se centran en lo importante, en el valor que se aporta a la compañía en un plazo concreto.

Al centrarse en dar a su organización el mayor valor posible en este plazo, un director de marketing,  se termina convirtiendo en indispensable. Proporciona más valor de lo esperado a partir de su trabajo, obliga a su empleador a que le pague lo que vale porque saben que si no lo hacen, otra empresa lo hará.

Por supuesto, no debe esperar un aumento o promoción inmediato. Primero hay que demostrar lo que uno vale y el valor que sabe generar para crear resultados medibles .

Si se trabaja como departamento de marketing externo de la organización, asumiendo la dirección de marketing ( Servicios Outsourcing) puedes centrarte en ingresos por generar valor, con el pago por:

  1. La generación de tráfico
  2. La construcción de audiencia
  3. La conversión de los contactos
  4. La fidelización de los mismos
  5. El retorno de la inversión

Las 5 claves del proceso de Inbound Marketing

3. Tener un mentor o entrenador

Muchos de nosotros nos resistimos a la idea de contratar a un entrenador o  buscar un mentor; Nos gusta pensar que somos capaces de llevarlo todo adelante por nuestra cuenta sin ayuda de nadie.

En general esta es una buena cualidad que desarrolla tu autoestima y te obliga a ser creativo para encontrar soluciones de trabajo, pero casi siempre se limitará a tu capacidad de convertirse en un ejecutivo o director de marketing de éxito.

Esta persona o referente que nos puede guiar a lo largo de una temporada o continuamente, será capaz de ayudarnos a evitar errores comunes en el camino. También nos puede ayudar a dar los pasos específicos que debemos tomar para avanzar en cada etapa.

La clave para elegir el mentor o entrenador adecuado es buscar a alguien que ha logrado lo quea ti te gustaría lograr, o por lo menos con un historial probado de ayudar a otros a lograr lo que quieres.

Has de tener presente, sin embargo, que el coaching (entrenador – mentor) es una relación bidireccional. Tienes que ser transparente con ellos, sincero contigo mismo y estar dispuesto a aceptar la crítica cuando sea necesario.

De hecho, yo mismo tengo y he tenido entrenadores por medio de “llamadas de coaching” (skype es genial), con profesionales especializados en los múltiples campos del marketing, que me han ayudado en diferentes etapas de crecimiento y a refinar nuestros procesos y sistemas.

4. Falla rápido y con frecuencia

Si no estás fallando, si no te equivocas no estás trabajando lo suficientemente duro.

Los directores de marketing hacen las cosas bien, más a menudo que mal ya que el simple proceso que implica el puesto elimina muchos de los caminos equivocados.

No estoy diciendo que debes fracasar de forma intencionada. Estoy diciendo que el puesto de director de marketing implica estar probando cosas nuevas con bastante frecuencia. Debes aprender de los fracasos y utilizar ese conocimiento para probar cosas más innovadoras pero siempre midiendo los riesgos.

El miedo al fracaso no sólo es paralizante, sino que también le impide a uno encontrar las mejores soluciones. Para ser verdaderamente innovador, tienes que estar dispuesto a empujar los límites y atreverte a entrar en aguas desconocidas. Como resultado, tendrás errores más a menudo, pero cuando las cosas salgan bien, serás el primero en cosechar todos los beneficios.

Los directores de marketing con los que he trabajado han fallado mucho, y continúan fallando, pero también, a pesar de los errores, superar a otros colegas que prefieren ir a lo seguro.

5. Acumula tu Influencia

Los directores de marketing necesita tener influencia fuera y dentro de su organización y cuando digo fuera también me refiero, sobre todo, en el mundo digital. En otras palabras, se necesita tener un nombre, una marca reconocida, una red de contactos sociales en buen estado desde el punto de vista personal y profesional.

Indiscutiblemente esta influencia beneficia a la organización, ya que los clientes potenciales quieren trabajar con los líderes de opinión. Una buena Influencia también puede  aumentar drásticamente las oportunidades que tienes para trabajar tu futuro profesional, por lo que su cuidado y construcción es muy importante.

La mejor manera de construir es aportar contenido de valor a través del marketing de contenidos. Es fundamental crear y compartir contenido de forma regular que  despierte el interés en tus seguidores,  proporcionando valor (ya sea educativo o de entretenimiento), además de transmitir tu forma de ser, pensar y entender desde el punto de vista personal y profesional.

Puedes utilizar cualquier tipo de contenido, el que más convenga, ya sea vídeo, podcasts, o los blogs. De hecho, cuanto más, mejor.

Cuanto mayor sea la audiencia creada, más valor aportará a tu empresa. No sólo generarán atención hacia la marca, sino que ayudarás a construir una mejor red para la contratación de talento y para las oportunidades de comercialización de tu empresa.

Hablando de redes, un director de marketing debe centrar una gran cantidad de sus esfuerzos en redes como LinkedIn. No hay ninguna otra plataforma social que actualmente te permita aumentar tu red de contactos profesionales de forma tan rápida y efectiva como lo hace en estos momentos LinkedIn.

Conclusión

La diferencia entre un vendedor promedio y alguien con el potencial de ser o convertirse en un director de marketing lo podríamos resumir en cinco aspectos básicos:

  1. Dedicar más de 10 horas a la semana para el aprendizaje
  2. Centrarse en el valor, no en el sueldo
  3. Tener un mentor o entrenador
  4. Fallar rápido y con frecuencia
  5. Construir su influencia

Aunque no puedo garantizar que esto sea la fórmula mágica para convertirse en un director de marketing, si haces las cosas descritas en este post te aseguro que tu carrera experimentará un crecimiento significativo y tendrás más oportunidades de las que puedas tener ahora.

 

Juan Ignacio García

imagen: Tim Gouw