¿Por qué la competencia es buena?