La Estrategia Digital

En términos generales, la estrategia digital es un plan de acción diseñado para alcanzar los objetivos comerciales mediante la implementación de iniciativas digitales.

La estrategia digital no se trata de una nueva forma de ver el negocio. La tecnología ha cambiado, pero la naturaleza de los negocios es muy parecida a la de siempre.

Todos los conocimientos adquiridos con tanto esfuerzo en una exitosa estrategia de negocios no se han vuelto irrelevantes solo porque el campo de juego se ha vuelto digital. En su lugar, esos problemas básicos de cómo una empresa logra el éxito forman la base subyacente de la estrategia digital de vanguardia de hoy.

Haz Digital tu herramienta, no tu objetivo

Uno de los escollos en los que caen los líderes empresariales es la tentación de la tecnología emergente. Con demasiada frecuencia, la “estrategia digital” de una compañía se convierte en un abrazo ciego de la tecnología más reciente y más emocionante por sí misma.

Las empresas pueden distraerse con las palabras de moda, y los intentos de crear estrategias que pueden incluir la mayor cantidad posible de ellas pueden a veces tener éxito.

Este enfoque puede proporcionar cierta publicidad a corto plazo, pero esa ventaja se desvanece rápidamente cuando no está respaldada por una estrategia empresarial sólida.

Lo digital debería ser una herramienta, y es impresionante, pero es solo una parte de la imagen más amplia de lo que es una estrategia de negocios que abarca todo y cómo se relaciona con el proceso de transformación digital con respecto a los procesos y procedimientos.

El éxito del negocio depende del desempeño humano, y la tecnología digital solo es útil en la medida en que fomenta ese objetivo.

Haz las preguntas correctas

Una buena estrategia comienza no solo con hacer preguntas, sino con hacer las correctas. ¿Cuál es la posición de nuestro sector en este momento? ¿A dónde quiere ir la empresa? ¿Qué necesitas para ganar? ¿Cuáles son los vacíos que enfrenta nuestra empresa en la camino hacia la victoria? Esas lagunas están donde radica la verdadera oportunidad.

Para comprender la posición de una empresa en el mercado, la evaluación comparativa frente a la competencia principal es un paso esencial para comprender esta parte de nivel de entrada de un proceso de estrategia. Es solo desde una evaluación comparativa efectiva que una empresa puede obtener un punto de vista analítico sobre nuestra posición exacta, no solo con respecto a sus competidores, sino también dentro del ecosistema empresarial más amplio.

Una vez que una empresa tiene un claro sentido de su propia posición digital, puede comenzar a desarrollar una estrategia de dónde quiere estar.

Herramientas como SemRush, Ahrefs o Moz nos pueden ayudar a tener una clara visión sobre cuál es nuestra posición digital con respecto a la competencia.

¿INTERESADO EN UNA AUDITORÍA GRATUITA DE POSICIONAMIENTO?

La evaluación comparativa nos coloca en una posición avanzada

Otro resultado esencial del proceso de evaluación comparativa es que puede ayudar a proporcionar una comprensión clara de qué tan bien están funcionando los sistemas y el posicionamiento actuales de una empresa.

Antes de presentar las innovaciones digitales, es imperativo distinguir entre los aspectos de la empresa que son débiles porque carecen de soluciones digitales efectivas y aquellos en los que los problemas existentes son el resultado de problemas no tecnológicos. Por ejemplo, si el servicio de atención al cliente se está quedando corto, abordar las prácticas de contratación y capacitación antes de agregar nuevas soluciones digitales, como el chat automatizado, podría ser una solución.

Al final, la estrategia es tan efectiva como las funciones comerciales subyacentes de la empresa.

¿Qué debe incluir una estrategia digital?

La capa fundamental de la estrategia digital es su modelo de negocio básico. El uso de lo digital de una empresa no se puede examinar en una “placa de Petri” separada; está integrado en el conjunto orgánico de cómo funciona una empresa, así como en lo que aspiran a ser. Construyendo hacia arriba desde el modelo de negocio básico, nos fijamos en:

  • Personas: una estrategia digital depende de las habilidades de todo el equipo. No comienza en la nube; en cambio, es inseparable de los esfuerzos de los desarrolladores, diseñadores, comercializadores, estrategas, redactores de contenido, etc.
  • Proceso: la definición precisa de qué hará el capital humano de una empresa y cómo integrarán su trabajo entre sí para crear una estrategia totalmente integrada.
  • Plataforma: solo después de que los objetivos, las personas y los procesos estén en su lugar, consideramos las plataformas que necesitarán. Una vez más, la tecnología es la herramienta, no el controlador. Las plataformas dependen de los objetivos individuales de la empresa; Pueden incluir servidores en la nube, sistemas de administración de contenido, sistemas de análisis de datos, realidad mixta, inteligencia artificial, aplicaciones basadas en información geográfica y más.
  • Productos: una vez que se han identificado las plataformas, se identifican los productos individuales que conforman la estrategia digital. Estos pueden incluir aplicaciones, dispositivos portátiles, sitios web receptivos, productos inteligentes de IT, experiencias de realidad aumentada y más.
  • Canales: Una vez que tenga sus productos digitales, la pregunta es cómo conectará esos productos con la gente. ¿Qué canales funcionan mejor como conductos de entrega en la estrategia? Estos pueden incluir experiencias de compra en persona, correo electrónico, redes sociales, redes de trabajo, intranet, sitios web, conexiones remotas de IT, etc.
  • Experiencia: es importante buscar y mantener un sentido claro de su experiencia de usuario. ¿Las señales visuales de su marca son consistentes y convincentes? ¿Es auténtica la voz de su empresa? ¿Está evocando una sensación de facilidad y deleite cuando las personas interactúan con su empresa?
  • Clientes: en la cúspide del marco de la estrategia digital, todo se trata de personas, y no solo de quienes compran sus productos o servicios, aunque, por supuesto, son importantes. Una transformación digital efectiva también agiliza la experiencia de sus empleados, sus proveedores y proveedores, sus socios y partes interesadas.

 

 

¿Qué resultados esperas de tu Estrategia Digital?

Si nuestra estrategia comercial funciona, es posible que nos preguntemos por qué la estrategia digital es importante.

Aquí es donde entra la belleza de la tecnología como herramienta. La velocidad de hacer negocios ha aumentado en saltos cuánticos.

No hace mucho tiempo, un minorista tenía que tener sus productos de verano en el almacén mientras el frío todavía era presente. Los productores solían necesitar material con seis meses de anticipación, antes de que pudieran pensar en lanzarlo al mercado. Esto ha cambiado radicalmente.

Sin embargo, sólo porque una empresa pueda hacer algo no significa que deba hacerlo. Las empresas solo se benefician de la tecnología que está específicamente diseñada para acercarlos a nuestra propia estrategia final, y la tecnología tiene que servir como una escalera para lograr lo que la compañía aspira a ser. No es un fin en sí mismo.

Empieza con un encuadre inicial de los objetivos de la compañía en el contexto de una estrategia comercial tradicional, y luego utiliza métodos digitales para lograr los resultados deseados.

Se trata de un equilibrio de fuerzas entre los digital y lo analogico

La razón por la que la estrategia digital debe ser ágil es que está constantemente logrando un equilibrio entre dos fuerzas muy diferentes a medida que trabaja para integrar sus principios básicos de negocio con el universo tecnológico que cambia rápidamente.

Siempre deseamos ofrecer a nuestros clientes una experiencia sobresaliente, deseamos que nuestros empleados se sientan inspirados para estár en el nivel más alto y necesitamos mantener compromisos sólidos y confiables con socios y proveedores; estos objetivos no cambian. Sin embargo, los métodos para lograr estos objetivos y las herramientas que subyacen a esos métodos evolucionan tan rápidamente que mantenerse al día con ellos se ha convertido en una profesión propia.

Entonces, ¿cómo reconcilian esas fuerzas? Primero, hay que vigilar las expectativas de los clientes y, en segundo lugar, solicitar la consultoría de estrategia digital profesional.

Conoce a tus clientes y averigua dónde están?

Si bien el ecosistema digital que cambia rápidamente, puede influir o no en nuestros productos actuales, es cierto que los clientes están cambiando. Con cada paso tecnológico hacia adelante, los clientes responden dando ese nuevo paso ya por por sentado. Es posible que nuestra identidad de marca no cambie, pero el mundo en el que está trabajando se reinventa constantemente.

El Internet de las cosas y la proliferación de productos inteligentes significa que los clientes esperan cada vez más estar rodeados por una red de portales y dispositivos receptivos. Las pasarelas de pago ya no están vinculadas a las cajas registradoras físicas, incluso para cuando compramos en una tienda física, ya que la ubicación geográfica y las balizas Bluetooth permiten un contacto omnicanal constante.

Si tus clientes tienen una intención o un impulso de compra, esperarán poder seguir adelante sin problemas. Están aprendiendo que los dispositivos les hablan y reconocen su voz, y que la inteligencia artificial anticipa cada vez más sus necesidades. Su paciencia para hacer clic en diferentes pantallas está disminuyendo cada día que pasa, por lo que las aplicaciones que brindan experiencias personalizadas también tienen que hacer que las transacciones se realicen sin esfuerzo desde la misma pantalla.

Por tanto ¿Qué es la estrategia digital?

La creación de una estrategia digital es el punto de partida para determinar acciones, opciones, inversiones y escenarios futuros.

La definición de una estrategia digital permite a las empresas determinar y formalizar la mejor estrategia de Internet para adoptar, los objetivos y las acciones para comenzar, según los siguientes factores clave:

  • Escenario del mercado global
  • Objetivo y mercado
  • Análisis de rendimiento de los últimos años
  • Análisis de puntos de contacto
  • Evaluación de la presión competitiva
  • Resultados del análisis de swot
  • Objetivos a corto, mediano y largo plazo
  • Recursos y asignación de presupuesto
  • Evaluación de la mezcla de marketing
  • Herramientas de control y evaluación

Una estrategia digital aceptada por todos los diferentes departamentos de negocio, especialmente de la unidad e interrelación entre Marketing, Comercial, Producción e Informática, permite reducir tiempos y costes de desarrollo, optimizando el rendimiento en una perspectiva omnicanal.

La estrategia digital no es un plan escrito en piedra, pero es el punto de partida para reflejar y ajustar al menos cada año, en relación con los objetivos alcanzados, la mutación del escenario del mercado y el progreso tecnológico.

La construcción de un plan operativo formal reduce la posibilidad de que un plan estratégico sea un ” libro de sueños” , disminuyendo el horizonte temporal, determinando los pasos organizativos y metodológicos.

En resumen, la definición estructurada de un plan formal se hace para:

  1. Reducir las posibilidades de cometer errores en el desarrollo del canal digital
  2. Destacar las acciones a emprender
  3. Formular las políticas de la empresa

La Gran Manzana está disponible para todas aquellas empresas interesadas en definir y en la formación personalizada, de un Plan Estratégico Digital.

| Contacto

 

¿Qué es el marketing personalizado?inbound-flywheel-vanguardia-marketing-digital