Mientras escribo este artículo se continúan escribiendo y reenviando millones de retweets por todo el mundo, así que seré breve pues esto no para y no debo perder de vista el balón que están a punto de pasarme.

Twitter me parece rugby del bueno: alguien corriendo posee una información, la redacta de forma ovalada y la pasa al que viene corriendo tras él. Éste la recoge y de nuevo la lanza al que le sigue, y éste al siguiente, y así sucesivamente… No sé quién será el último que reciba esa pelota de 140 caracteres, pero sé que le llegará intacta pese a tanto sobón.

A los jugadores buenos les vitorean cada viernes, y a los chupones los bloquean. Fair Play del bueno señores, del que juegas sin mancharte, sin protector ni agujetas, y claro… gusta.

Tantos jugamos que el Club ya casi cotiza en bolsa, y esto como ya no es tontería, los que hasta ahora miraban quieren empezar a jugar,  lo que está empezando a cambiarlo todo y os cuento rapidito por dónde van los tiros:

  • Los medios de comunicación convencionales, las universidades, las instituciones… todos se están reciclando y ya interactúan diariamente con las redes sociales.
  • El valor de la creatividad está aumentando: se premia la calidad de lo que decimos, pero sobre todo de cómo lo decimos para que ser oídos.
  • Podemos ser mejores cada día porque podemos medir instantáneamente el resultado de lo que hacemos, con milimétricas estadísticas o públicamente juzgados.
  • Cada individuo somos una microempresa y debemos potenciar nuestra venta, por lo que ya hemos comenzado cargándonos costosos intermediarios que lastraban nuestras ideas.
  • Y bueno, la transparencia social nos hace más cercanos y supuestamente mejores, así que os dejo, que ya tengo aquí una buena pelota que retwittear… Eso sí, con mucho Fair Play, que quiero que este viernes me vitoreen.
Fuente: http://www.unocoma.com/twitter-y-el-rugby/
Autor: Ramón Buzon